Que la envidia no te detenga

Vivimos, lamentablemente, en una sociedad que no ve con buenos ojos el éxito personal aunque éste sea merecido. Hay muchas señales en el comportamiento de las personas en este sentido y, a menudo, influyen en gran manera en aquellas personas que podrían destacar. Es posible que dichas personas no consigan desarrollarse de forma completa si se trunca su crecimiento con la reprobación que  la envidia genera. Esto puede ser crítico en una edad de formación del carácter como la adolescencia.

solomon

Aquel que tiene potencial puede acabar limitado y coercionado para seguir el comportamiento del grupo, para ser aceptado. Buscar la aceptación es natural para los seres humanos, pues somos seres sociales. Sin embargo, esto puede acabar con brillantes carreras o impedir la creación de futuras aptitudes antes de que este proceso haga más que empezar. En este artículo se expone esta situación con lujo de detalles, según los estudios del psicólogo Solomon Asch, los cuales dieron lugar a denominar el síndrome homónimo – en aquellos afectados por el grupo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Psicología y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s