La entropía y la economía

En la década de los 70, un economista y matemático rumano realizo una crítica singular, que combinaba la economía y la termodinámica, a la economía neoclásica de su época. Este economista se llamaba Nicholas Georgescu-Roegen y propuso cambiar los fundamentos mecanicistas de la economía neoclásica por las leyes de la termodinámica.En una conferencia realizada el 8 de noviembre de 1972 en la Universidad de Yale, Georgescu-Roegen se mostró en contra de concebir al proceso económico como una analogía mecánica consistente donde se puede predecir el futuro con unas cuantas operaciones y donde  existe un principio de conservación.

entropia

Este principio de conservación significa que si el panorama económico se altera por la aparición de un evento, este podía volver a su condición de equilibrio inicial tan pronto como el evento desequilibrante desapareciera. Asimismo, este evento no dejaba ninguna repercusión en la economía: la economía era perfectamente reversible tal como los procesos mecánicos.Georgescu-Roegen consideraba que el proceso económico debía tomar en cuenta las lecciones que daba la termodinámica. La primera ley de la termodinámica no excluye por sí misma la posibilidad de que el trabajo pueda transformarse en calor, y este último a su vez reconvertirse en la cantidad de trabajo inicial. Hasta allí existe cierta reversibilidad parecida al mundo de la mecánica. Pero la segunda ley de la termodinámica es la que otorga una sola dirección a los procesos, incluso a los económicos.

Una de las formulaciones más simples de esta ley dice que el calor solo puede fluir del cuerpo más caliente al más frío. Otra formulación más compleja es que la entropía de un sistema cerrado aumenta continuamente, o dicho de otra forma, la energía disponible se transforma en energía no disponible hasta desaparecer. La ley de la entropía sirve para analizar el problema de la escasez el cual es un fenómeno estudiado por la economía. La importancia de esta ley en la práctica significa que por ejemplo no se puede utilizar una cantidad de petróleo una y otra vez indefinidamente. Una vez que se transforma el petróleo en calor, y el calor en trabajo, ya no se puede revertir el proceso.

Otro asunto en el que puso énfasis este economista rumano fue en la disponibilidad de recursos naturales. Economistas de su época tenían la idea de que el avance tecnológico era imparable y que si algún recurso natural escaseaba eventualmente se encontraría otro sustituto. georgesc

Robert Solow incluso afirmó que “el mundo, en efecto, puede seguir adelante sin recursos naturales”. Georgescu-Roegen emplea otra vez el argumento de la termodinámica para sustentar que el hombre no puede revertir la marcha de la entropía y que por ello resulta imprescindible al menos prevenir el deterioro del medio ambiente y la explotación innecesaria de recursos naturales.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s